Que el oxígeno es fundamental para la vida es algo que todos sabemos, pero que también es fuente de juventud no es algo tan extendido. Seguramente notas que tu piel se ve mucho más fresca, con un favorecedor tono sonrosado y con mucha más luminosidad cuando vas a la montaña. El oxígeno es esa varita mágica que devuelve frescura a tu piel.